16 - 10 - 2016 / VENDIMIA 2016

Un año mas, nos acercamos a Cangas de Narcea a la vendimia; esta vez madrugamos y a las 8 salimos de Oviedo. Amenazaban lluvia y el día fue abriéndose lentamente por el camino. Cuando llegamos a Limés, desayuno esperándonos como siempre: tortillas, empanadas, carne, embutidos, café, vino, cerveza.... Cuando recogimos nuestras tijeras y cestas, ya había gente vendimiando. Nada mas empezar pudimos comprobar que los racimos estaban bien llenos y la uva muy dulce... Impresionaba buena cosecha...

Siempre de arriba abajo y de un extremo al otro, fuimos distribuyéndonos por las diferentes filas de cepas; el terreno siempre pendiente y orientado al sur para recibir todo el sol posible. A medida que íbamos llenando nuestros cestos, alguien se acercaba a verterlos sobre otros mayores y de allí al control de la denominación de origen. Este año tuvimos la sensación de recoger mas en menos tiempo. Alguien entonó una canción durante la faena y el tiempo ayudó... 

En cuanto se terminó la vendimia, el vino no faltó, y el olor de la parrilla que durante toda la mañana se ocuparon de elaborar, empezó a despertarnos el apetito. Foto de familia como siempre y comida para unos 170 comensales, servida con la eficacia y abundancia ya conocidas de siempre... Aparecieron las gaitas y algún tambor. Las tonadas se fueron emitiendo por unos y por otros...

Enseguida nos enteramos que la cosecha no había sido mala, de 15 a 16 mil litros... no está mal. Antón como siempre saludando a todos y cada uno y pendiente de todo el proceso de principio a fin..

Acabamos bajando al parador de Corias, para hacer una visita rápida y decidimos volver un fin de semana a disfrutar de la cosecha... ¡De hoy en un añu!

"Mas sucedióles otra desgracia, que Sancho tuvo por la peor de todas, y fue que no tenían vino que beber." ( El Quijote, Parte I, Cap. XIX)

 

Las uvas Y el terreno... En la faena
A pie de cepa Foto de familia El premio
La gaita y el tambor Nosotros Parador de Corias